Tokyo, el fénix japonés

Tokyo

A no ser que vuestro destino anterior haya sido alguna isla del Pacífico lo más probable es que entréis a Japón por su capital Tokyo. Y con seguridad os quedareis unos buenos días allí porque Tokyo tiene mucho para ofrecer a toda hora.

Bueno, la capital es una ciudad muy grande y aunque todos pensemos que está poblado de rascacielos altísimos no es tan así. Tiene distritos dónde vemos construcciones altas y megalíticas, pero lo cierto es que Tokyo se parece más a una enorme aldea donde predominan los techos bajos y los barrios pequeños, uno junto a otro, entre sus calles estrechas, sus autopistas, estaciones de trenes elevadas y sus parques.

La ciudad, capital de la prefectura del mismo nombre, está en la isla principal de las tres grandes formaciones que componen el país, Honshu, y está habitada nada más y nada menos por cerca de 12 millones de personas. Siempre fue una ciudad importante, incluso cuando su nombre era Edo o aún cuando no oficiaba como capital de la nación, y es algo así como el Fenix japonés pues ha resucitado de las cenizas del terremoto de 1923 y de los bombardeos aliados del 45 para transformarse en la metrópolis que conocemos.

Tiene mucho para ver y contando con el Japan Rail Pass podréis ir y venir a vuestro antojo por todos sus distritos, entre los que se encuentran Akihabara, Shinjuku, Asakusa, Ginza, Ikebukuro, Marunouchi y muchos otros. Hay templos, pagodas, enormes centros comerciales y no le faltan parques y jardines para combinar en un solo día el caos de una gran ciudad con la tranquilidad de la Naturaleza.

Hay gran cantidad y variedad de hoteles en Tokyo, pero si vais de mochila y sois jóvenes no hay nada como parar en los albergues Youth Hostel de Tokyo: son mini hoteles, nada que ver con los albergues estudiantiles de Europa. Tenéis el Yoyogui Youth Hostel que cuenta con pequeñas habitaciones privadas, para una sola persona, y el Shinjuku Youth Hostel ubicado en el piso 18 de un alto edificio (sin habitaciones privadas pero con una vista estupenda), entre otros muchos.

Bueno, lo cierto es que hay mucho por conocer en Tokyo así que después de descansar del largo viaje conviene ubicar una tienda de comestibles (Tokyo está lleno de “am/pm” y tiendas de la cadena Lawson), y comprar algo para comer rápido en el hotel e irse a la cama. Por ultimo, conviene saber que los precios de los comestibles, los cigarrillos, una Coca Cola o una cerveza son similares a los de Europa, incluso comer en un restaurante tampoco cuesta mucho. La fama de ciudad cara le viene a Tokyo por los precios de sus taxis, buses, trenes y metros, pero por lo demás no hay muchos precios que os vayan a espantar.

Más información: artículos sobre Tokyo

Foto vía: aerisrinoa

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Tokyo


Deja tu comentario