Estatuas de Kannon, Templo de Sanjusangendo

1001 estatuas de Kannon

Quien piense que Japón es sólo sinónimo de tecnología está equivocado. El pasado de este país es muy intenso e interesante y a pesar de haber sufrido muchos bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial el gobierno siempre se ha preocupado por preservar o reconstruir su legado arquitectónico. Por eso, si os alejáis un poco de Tokyo, la gran urbe, podréis encontrar este pasado en la hermosa ciudad de Kyoto.

Kyoto fue en algún momento del pasado la ciudad capital, pero hoy es una ciudad que alberga uno de los templos más hermosos que he tenido la fortuna de visitar: el Templo de Sanjusangendo, también conocido como “Rengeo-in” o Salón del Rey Lotus, cuya traducción literal sería “Salón con 33 espacios entre columnas” (en relación directa al salón principal del edificio).

Si vuestro hotel o albergue queda en Tokio podéis empezar bien temprano en la mañana, tomando un tren hasta esta ciudad. Desde la estación de Kyoto podéis acercaros en bus, pero una buena caminata es energizante y el templo apenas está a 15 o 20 minutos. Una vez traspasada la puerta, previo pago de 600 yenes por la entrada (unos 6 euros), podemos ver que el templo está formado por varios edificios, estando en el centro el más grande ellos.

El Templo de Sanjusangendo fue fundado en 1164 por ordenes del emperador Goshirakawa pero la estructura actual es del 1266. Dentro hay una larga grada que contiene las estatuas del dios Kannon y que podemos recorrer de punta a punta habiéndonos previamente descalzado. Las estatuas fueron esculpidas en los siglo XII y XIII por el escultor Tankei y realmente es un conjunto impresionante: 1001 estatuas de madera de ciprés cubierta de oro, con 40 brazos cada una, en cuyo centro se alza una estatua más de 6 pies de alto con 11 rostros y 1.000 brazos que es considerada uno de los Tesoros Nacionales.

El edificio es además el edificio de madera más antiguo que se conserva en Japón, así que de por sí es una joya arquitectónica. Fuera veremos más edificios, un par de altares y si estamos por allí en enero podremos disfrutar de una competencia de arquería tradicional nipona que tiene lugar allí mismo.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Kyoto


Comentarios (1)

  1. Margarita dice:

    Hola

    Gracias por recordarme tantas cosas hermosas que visitè en Japòn, como esta.

    Ya te he comentado, Japòn me cautivò. Cuando me piden que defina còmo es Japòn es muy dificil definirlo; simplemente digo. ” Japòn, es otro planeta ”

    Compartes eso conmigo ?

    Saludos cariñosos desde Santiago de Chile.

Deja tu comentario