Shinkansen, la mejor forma de recorrer Japón

El Shinkansen en Japon

Me gustan mucho los trenes y si a vosotros también os cuento que Japón es un verdadero paraíso. Durante este siglo el ferrocarril ha cobrado mucha importancia tanto para la industria como para el turismo, y Japón sabe cómo sacarle provecho.

La línea férrea japonesa es estupenda, se remonta a fines del siglo XIX, y se ha desarrollado hasta ser una de las más eficientes del mundo. Hoy, los trenes unen todo el país en una densa maraña de hierro que incluye trenes comunes y hasta trenes bala de alta velocidad (el famoso Shinkansen).

En total son 2.459 km de vías pero lo cierto es que el tren japonés no se detendrá en el actual modelo pues en materia de velocidad los japoneses siguen investigando nuevos materiales, redes y diseños.

Es después de la guerra que comienza a desarrollarse en serio la idea de un “tren bala” a la par del desarrollo industrial de la nación. La nueva red ferroviaria y las velocidades alcanzadas permitieron unir distintas zonas del país en tiempos récord: por ejemplo, en 1960 el viaje entre Osaka y Tokio tardaba 6 horas y media (antes de esa época, 16 horas), y hoy solo se tarda 2 horas y media en unir ambas ciudades.

Después, durante la década del ‘70 y la década del ‘80, se construyeron muchas más líneas y aún hoy hay proyectos de expandir la red vigente, pero lo cierto es que el ferrocarril ha cambiado a toda la nación. ¿Ir a Osaka o Nagoya desde Tokyo en un día? Sí, ¿recorrer los 800 km a Hiroshima en 5 horas? Sí.

Como turistas el tren bala o Shinkansen es sin lugar a dudas la mejor opción para recorrer el país.

Ya os conté acerca del Japan Rail Pass pero me resta deciros que en las líneas que mas usaréis como turistas, la Tokaido y la Sanyo, hay 3 servicios de Shinkansen: el Nozomi, el Hikari y el Kodama.

El primero de ellos (esperanza, en japonés), data del año ‘92, alcanza una velocidad de 270 km/h y no entra dentro del JRP, así que debemos tomar sí o sí el servicio Hikari o el Kodama. El servicio Hikari es la mejor opción de ambas porque es más rápido y se detiene en menos estaciones, y finalmente está el Kodama, el típico “tren lechero”, lento ya que para en todas las estaciones.

En definitiva, Japón hay que recorrerlo en tren. Allí nunca me he subido a un bus de larga distancia ya que no hay como viajar en el Shinkanse: el espacio entre los asientos es amplio, las butacas son cómodas, todas están orientadas en la dirección de ida y tienen ventanas, hay maquinas expendedoras de comida y bebida y el servicio es excelente. Sinceramente, es mucho mejor que la clase turista de los aviones.

Eso sí, con el JRP no hay asientos reservados así que hay que buscar donde sentarse, pero no suele haber problemas con eso.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Informacion Practica, Japon


Deja tu comentario