Kamakura, la ciudad del Buda gigante

Buda Kamakura

Digamos simplemente que hay que quedarse unos tres días en Kamakura para no perdernos la mayoría de los templos y santuarios que pueblan esta ciudad japonesa. Lleva tiempo visitarlos a todos y lo cierto es que vale la pena recorrer una buena parte, así que id con valentía a pasar más de una hora en cada uno de ellos. Pues sí, si acaso os gustan los templos budistas este sitio es el paraíso.

Kamakura es una ciudad al suroeste de Tokyo, unos 50 km, rodeada de montañas y mar. Es un sitio tranquilo, donde se respira aire natural y la verdad es que su paz sorprende pues uno acaba de salir de la apabullante Tokio.

Pero, en fin, que allí hay más de 50 templos, cada uno formado a su vez por más de un edificio, jardines y demás, así que por eso os decía que lleva su buen tiempo recorrerlos a todos.

Un templo, empero, que no os va a pasar desapercibido es el templo Kotokuin dentro del cual se alza la segunda estatua de Buda más grande de Japón (la primera está en Nara).

Esta estatua realizada en bronce y, dicen, con los ojos de oro, mide 13,5 metros de altura, 30 m de circunferencia y pesa casi 100 toneladas. Es realmente enorme e impresionante y más aún cuando le dicen a uno que ha sobrevivido incendios, terremotos, tifones y olas gigantes. ¡Vaya arquitectura!

El Buda fue esculpido en 1252 y originalmente estaba dentro de un templo, pero fue precisamente un tsunami el que se llevó todo el edificio, dejando a la estatua sola y en pie. Esto ocurrió en el siglo XV y desde entonces el enorme Buda parece desafiar cualquier inclemencia.

Pagando un ticket de 20 yenes podemos ingresar al interior del Buda y aunque no es el sitio mas interesante bueno, la entrada no es cara y no entrar es como estar a los pies de la torre de Tokio y no subir.

No es el único sitio hermosos en Kamakura, hay demasiados, pero sí el más famoso.

Foto vía: japaneselifestyle

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Kamakura


Deja tu comentario