Naritasan, cerca del aeropuerto internacional

Naritasan

Durante mi primer viaje a Japón lo único que conocí de Narita fue el aeropuerto y por esos días pensaba que solo era el nombre de ese edificio en particular, pero después supe que en realidad Narita era mucho más que una de las puertas de entrada y salida de Japón.

De hecho, es una ciudad en la Prefectura de Chiba y dista apenas 60 km de Tokyo. Es decir, bajamos del avión, tomamos el Narita Express rumbo a la estación de Tokio y en apenas 1 hora estamos en el centro de la capital del país.

Pero una vez que descansamos y recorrimos Tokio, ¿por qué no volver sobre nuestros pasos para conocer Narita?… No es la ciudad mas interesante de Japón pero está tan cerca de Tokio que en una tarde podemos ir y venir para conocer el Naritasan, un templo budista con más de 1000 años de historia.

El nombre completo del templo es Naritasan Shinshoji y no dista mucho del aeropuerto internacional así que también podemos visitarlo si acaso quedamos varados allí y tenemos tiempo libre (de hecho, así lo conocí yo misma).

El hermoso templo fue construido hace 940 años y su principal reliquia consiste es una estatua del dios budista Fudo Myoo que, según la leyenda, fue esculpida por un personaje muy importante para el budismo japonés: el fundador de la secta Shingon, un sujeto llamado Kobo Daishi.

El templo principal con la estatua dentro no es el único, de hecho hay otros tantos edificios, parques al estilo japonés y occidental, pagodas de tres pisos y una enorme pagado llamada la Pagoda de la Paz. El complejo de Naritasan queda a apenas 1 km de la estación del tren y después de recorrerlo podemos tomar un café en alguno de los bares o tiendas que se aprietan en la calle Omotesando.

Foto vía: japan-i

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Narita


Deja tu comentario