El Palacio Imperial de Tokyo y sus jardines

palacio imperial de tokyo

En general lo primero que pisa el turista en la ciudad de Tokyo es el Palacio Imperial. Es de fácil acceso y nos da una vista general de lo que podemos esperar en materia de castillos y jardines en todo el país. Aunque, es cierto, hay sitios muchos mas bonitos.

En fin, que este palacio se alza en el lugar que ocupara antes el Castillo de Edo, antiguo nombre de la capital japonesa, y está rodeado por una extensa superficie de jardines, un foso y altas murallas de piedra. Todo el complejo está ubicado justo en el centro de la ciudad a una corta caminata desde la estación de Tokio y aunque no la veremos nunca esta es la residencia de la familia imperial japonesa.

Durante la época anterior al restablecimiento del poder imperial el castillo era la residencia y centro del poder del último shogunato en gobernar Japón, el Tokugawa (de 1603 a 1867).

Este año el emperador volvió a jugar un papel importante y entonces la corte y la residencia imperial de mudaron de Kyoto a Tokyo y en 1888 se habían terminado las obras de este Palacio Imperial que vemos hoy. Pues sí, no exactamente el mismo pues los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial lo destruyeron pero acabada la guerra se lo reconstruyó en el mismo estilo y al detalle.

Enfrente del palacio hay una enorme plaza llamada Kokyo Gaien desde la que los visitantes pueden ver el Nijubashi, los dos puentes que forman la entrada principal a los patios interiores del palacio. El imponente puente de piedra que está justo al frente es el Meganebashi (megane significa gafas en japonés y se lo llama así por su superficie espejada) aunque anteriormente era un puente de madera de dos niveles.

No todo el Palacio Imperial está abierto al público. Los edificios palaciegos y los jardines interiores están cerrados y son privados abriéndose solo el 2 de enero y el 23 de diciembre (cumpleaños del emperador). Entonces hay que aprovechar para colarse dentro y ver a los miembros de la familia imperial japonesa en el balcón desde donde saludan a su pueblo. El resto del año hay que conformarse con cruzar los puentes, pasear por los jardines escuchando cantar los cuervos y tomar fotos.

Para visitar el interior de algunos edificios hay tours en inglés que se reservan con anticipación, pero los Jardines Imperiales del Este están abiertos todo el año salvo los lunes, viernes y ocasiones especiales. Para llegar hasta aquí basta tomar el tren hasta la estación de Tokyo y después caminar entre altos y modernos rascacielos hasta ver un edificio de corte medieval que parece encajar como una pieza de un rompecabezas.

Foto vía: fotosbuzz

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Tokyo


Comentarios (2)

  1. fernanda dice:

    hay q divinooo viajar al palacio…d+…q zarpado..bueno,muy linda su pagina…yo fui la primera en comentar…bye! sigan asi…feeR

  2. fernanda dice:

    me voy a visuitar el palacio!!!

Deja tu comentario