Odaiba, entretenimiento en la bahia de Tokyo

Odaiba

Si de tiendas, compras y entretenimiento se trata los japoneses saben muy bien como darle forma a eso. Por ejemplo, si estamos en Tokyo una opción divertida y con buenas vistas es ir a Odaiba, o Daiba, un complejo de tiendas, restaurantes, residencias y área de entretenimiento construida al sudoeste de Tokyo, en tierras tomadas a la bahía.

Hay mucho para ver y hacer. Originalmente el nombre Odaiba deriva del las fortificaciones que se construyeron aquí durante el período Edo para proteger la ciudad. De las once islas-fortalezas planeadas solo se construyeron seis para estar preparados por si regresaba el Comodoro Perry con sus naves para obligar a los japoneses a abrirse al comercio internacional. Estas seis baterías permanecen en la bahía y la número 3 se convirtió en 1920 en el Metropolitan Daiba Park.

Ese fue el comienzo de la vuelta de tuerca del lugar. A fines de los ’80 en la llamada Burbuja Económica de la economía japonesa, el gobierno de la ciudad comenzó un enorme desarrollo de la zona aunque lo grandioso del proyecto tuvo que recortarse cuando la burbujita explotó y faltó el dinero. Ya en los ’90 Odaiba era un centro de moda y compras muy popular entre los mas jóvenes.

Odaiba

Aquí está el Tokio Big Sight, el centro de exhibiciones mas grande del país donde siempre hay ferias y eventos (el Anime Fair, por ejemplo), también está el Panasonic Center dedicado a la tecnología de la empresa Matsushita con tecnología de punta, últimos dispositivos y desarrollos y hasta juegos Nintendo, un museo apuntado a hacer sentir a sus visitantes, por decirlo claramente.

También está el Parque Ariake Tennis-no-Mori y el Coliseo Ariake, éste último el lugar del abierto japonés de tenis y sede de conciertos. También encontramos el Palette Town, un mall de estilo europeo, la noria de 155 metros de diámetro, una sala de exhibiciones de Toyota y una sala de conciertos. Y finalmente, el Museo de Ciencia Marina, el Museo de Ciencia e Innovación y el Oedo Onsen Monogatari, una reconstrucción de una casa de baños típica del período Edo que ofrece baños, masajes y relax puro.

Falta la playa, la copia de la estatua de la libertad y muchas cosas más así que yo te diría que ni se te ocurra no poner un pie en Odaiba. No te vas a arrepentir.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Tokyo


Deja tu comentario