Pasar la noche en un templo budista, en Koyasan

Templo Muryokoin

Si te gusta la cultura japonesa y la religión budista entonces hay una experiencia que puedes decidirte a vivir: alojarte en un templo. Y el mejor sitio para hacerlo es el Monte Koya o Koyasan, como le dicen los japoneses. Este lugar lleva 1200 años siendo un santuario budista así que es el marco perfecto para vivir la experiencia.

Puedes llegar desde Kioto pues en tren son unas 3 horas de viaje, vía Osaka. Lo mejor es comprar el ticket Koyasan Patrimonio Mundial (3310 yenes) que incluye el billete ida y vuelta desde la estación Namba de Osaka hasta Koyasan, el traslado en autobús y descuentos en la entrada de los sitios mas importantes.

Tomas el tren en esta ciudad pero después, para llegar al monte, debes además trepar en cablecarril y tomar después un autobús que hace un recorrido breve, de apenas 10 minutos, hasta el centro de Koyasan.

El centro es pequeño y se recorre fácilmente a pie. Hay 117 templos, todos hermosos, pero el principal es el Kongobuji. También hay un bosque de cedros con alrededor de 200 mil tumbas, un sitio maravilloso. Te puedes quedar a pasar la noche en un templo pues de los 117 hay 52 templos que ofrecen albergue. Se trata de un alojamiento tradicional, estilo ryokan, y si no tienes una reserva previa y tomas la decisión en el momento no te preocupes, el centro de información turística te ayuda.

Por ejemplo, el alojamiento en el Templo Muryokin cuesta 12500 yenes e incluye impuestos, la cena y el desayuno. Las habitaciones son amplias pero no hay baño privado. Si lo quieres debes decirlo al momento de reservar. Las comidas se sirven en la habitación y son, siguiendo la tradición budista, vegetarianas. Las sirve un joven monje que te explica qué es cada plato e incluso puedes ordenar sake o cerveza.

La cama la prepara el monje también y debes estar dispuesto a despertarte temprano pues el día comienza a las 6:30 am con una oración de la que puedes participar. Incienso, fuego, mantras, meditación. Realmente es un momento mágico.

En este templo también puedes copiar sutras  a mano, aprender a meditar y relajarte. Un día budista y ya estás como nuevo para seguir viaje. ¿Te gusta la idea?

Foto: vía Haikugirls’ Japan

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Osaka


Comentarios (1)

  1. Jordi dice:

    Recomiendo dormir y cenar en el Eko-in y por supuesto madrugar con los monges en la oración del fuego…..

Deja tu comentario