La Cueva Ryusendo, en Iwate

Cuevas Ryusendo

La segunda prefectura mas grande de Japón es Iwate. Está en la isla Honshu, en la Región Tohoku, y la capital es la ciudad de Morioka.

Realmente en esta prefectura vive poca gente pero tiene una historia de presencia humana milenaria pues de aquí es la Cultura  Jomon, de miles de años antes de Cristo. Iwate mira al océano Pacífico y su costa es de acantilados y algunas playas de arena, hay algunos volcanes y montañas y entre ellos el mas alto es el Monte Iwate que supera por poco los 2000 metros.

Iwate es un destino de termas minerales y de densos bosques y entre sus atractivos hay una cueva que puedes visitar: la Cueva Ryusendo. Esta cueva sobre la ladera este del monte Ureira y es una de las tres mejores cuevas japonesas con estalactitas. Desde 1938 es considerada Monumento Nacional y los expertos han probado que el sistema cavernario se extiende más de 5 mil metros. Por supuesto los visitantes no pueden internarse tanto pero sí bastante, poco mas de 2,500 metros.

Eso basta para darse cuenta de la belleza subterránea y contemplar lo que puede hacer la naturaleza en solitario. Se ha confirmado tiempo atrás que hay otras muchas cuevas “tributarias” de la Cueva Ryusen-do, entre ellas la llamada Cueva de la Roca Tortuga y Cueva de los Murciélagos.

De hecho aquí hay muchos murciélagos así que espero que no te espantes: ¡viven 5 especies distintas! Yo me muero… Pero bien, que hay que hacer de tripas corazón, como dice el dicho, ya que dentro además de estas negras y ruidosas criaturas hay lagos subterráneos con aguas minerales que manan de las profundidades de la tierra.

Hay en total cuatro lagos conocidos: el primero está a unos 700 metros de la entrada de la cueva y es el que el público puede disfrutar. Las aguas son realmente la mar de cristalinas, de todos los lagos, pero mucho más del tercero que alcanza una profundidad de 98 metros.

Gracias a la iluminación artificial éste desprende un tono verde esmeralda casi mágico pero no está abierto al público, es decir nada de mojarse los pies, aunque lo puedes admirar. Lo mismo con el cuarto lago que tiene una profundidad de 120 metros.

Información práctica:

. Cómo llegar: desde la estación de Tokio tomas el shinkansen Tohoku JR y bajas en la estación Morioka. El viaje es de 2 horas. Desde allí tomas un autobús hacia la parada Ryusen-do a la que llegas dos horas y media después. Es largo, sí, pero vale la pena.

Foto: vía A trip to Iwate

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Parques Naturales


Deja tu comentario