Fushimi Inari-Taisha, el santuario sintoísta de Kyoto

Fushimi Inari Taisha

El santuario sintoísta de Fushimi Inari-Taisha, situado en el distrito de Fushimi-ku (Kyoto) y en la base de la montaña de Inari, es una impresionante colección de construcciones dedicadas a la diosa Inari, protectora de las cosechas y los negocios.

Además, la montaña cuenta con otros templos de menor tamaño, todos ellos interconectados por medio de caminos y senderos, adornados por miles de “toriis” rojos, donados por hombres de negocios y empresas a modo de ofrenda a Inari, para que propicie el éxito en sus futuras operaciones financieras. Estas donaciones han dado como resultado que el templo tenga nada menos que 32.000 santuarios (busha).

Las primeras construcciones que se erigieron en la colina Inariyama llegaron en el año 711, aunque apenas un siglo después, todo el complejo fue cambiado de sitio a petición de Kükai, un monje sintoísta. Las obras de construcción de las principales estructuras llegó en el año 1499.

Desde el inicio del Periodo Heian, el templo fue ampliamente patrocinado por la familia imperial, y mucho más tarde, entre los años 1871 y 1946, estuvo bajo la protección del gobierno nipón.

A nuestra llegada a la base de la montaña, lo primero que podemos apreciar es el santuario Go Honden, junto a la puerta de Sakura. Luego, nos internamos por los senderos adornados de toriis, entre los que hay algunos puestos de comida que ofrecen los tradicionales Kitsune udon, un delicioso guiso de fideos.

Es también de destacar la constante presencia de los zorros en estatuas y decoraciones de los templos de Inari, portando una llave en su boca, y esto se debe a que es el zorro el animal al que por tradición se asocia con Inari. La llave que guardan es, según la tradición, la del granero del arroz. En la cima de la colina se encuentra el templo principal, el cual posee como curiosidad que gracias a un  espejo se pueda ver la figura o ídolo que guarda en su interior.

Foto vía: ignacioizquierdo

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Kyoto


Deja tu comentario