La Restauración Kenmu

Restauracion Kenmu

En los albores del siglo XIV, el ya decadente clan Hōjō se vio obligado a defenderse de un nuevo intento de restauración imperial, comandado por Go-Daigo. Los Hōjō enviaron tropas desde Kamakura con la intención de acabar con este movimiento, pero Go-Daigo pudo escapar a tiempo, y llevándose con él las insignias de emperador a Kasagi, donde se rodeó de monjes guerreros que le protegerían.

Debido a los fracasos para convencer de forma pacífica a Go-Daigo para que abandonase su aspiración al trono imperial, los miembros del clan Hōjō decidieron que sería otro miembro el que sería nombrado emperador, pero debido a que faltaban las insignias imperiales, la ceremonia no pudo realizarse.

Fue decisivo para Go-Daigo la intervención en su defensa de Kusunoki Masashige, un guerrero que más tarde se convertiría en modelo inspirador para los samuráis. Aun en inferioridad de tropas, su fortaleza de montaña le granjeó una posición estratégica privilegiada. Pese a ello, su castillo fue finalmente conquistado, y Kusunoki Masashige decide emprender la huida para poder seguir luchando por el Emperador más adelante.

Go-Daigo cae en manos del clan Hōjō y es obligado a exiliarse en la isla de Oki, mientras que las tropas del clan continúan su feroz lucha contra los hombres de Masashige, que esta vez consiguió resistir la embestida de sus enemigos, desde el interior de su nueva fortaleza en Chihaya.

Debido al éxito de Masashige, Go-Daigo decide volver de su exilio, pero una vez que los Hōjō conocen la noticia, envían al general Ashikaga Takauji a terminar con su vida, pero éste, en un inesperado movimiento, cambia de bando aliándose con el Emperador.

La derrota sufrida por el clan Hōjō en su cuartel general a manos de uno de sus más importantes generales, es el golpe definitivo para el clan, y aun más cuando otro de sus guerreros, esta vez Nitta Yoshisada, se une a las filas del Emperador. La victoria final llegó en 1333 con el fin del clan Hōjō, lo cual permitió a Go-Daigo reclamar su legítimo puesto en el trono sin más focos de resistencia.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Japón


Deja tu comentario