El Templo Honmon y el Oeshiki

Templo Honmon

El templo de Ikegami-Honmon (Tokyo) fue construido en el mismo lugar en que falleció Nichiren Shonin, una de las más importantes figuras del budismo en China durante el siglo XIII. Hoy en día es uno de los principales lugares de culto para la secta Nichiren. Su pagoda de cinco pisos, construida durante los inicios del siglo XVII en estilo Momoyama (propia del siglo XVI), está considerada como una de las más hermosas de Japón, debido a la utilización de este estilo arquitectónico.

El templo fue fundado en el año 1282, poco antes de fallecer Nichiren Shonin, y su construcción fue financiada por el señor feudal Munenaka Ikegami, quien expresaba devoción por el ilustre maestro budista. Ikegami, además de aportar capital para la construcción, también legó los terrenos sobre los que fue erigido el templo Honmon.

Tristemente, durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, el templo quedó casi completamente asolado, salvo la entrada principal, la pagoda y la sala donde se guardan las escrituras (Kyōzō), y su reconstrucción fue posible gracias a los donativos recibidos desde todos los puntos de Japón.

Cada año, entre los días 12 y 13 de Octubre, miles de personas se desplazan hasta aquí para visitar el templo y elevar sus oraciones, aunque también recibe miles de visitas durante la primavera, cuando los cerezos florecen y despliegan toda su belleza y color.

La celebración budista del Oeshiki, que se celebra por todo Japón, conmemora el aniversario del fallecimiento de Nichiren Shonin, pero es en el templo Honmon donde alcanza su máxima expresión. Aquí se reúnen cerca de 3000 personas cada año (desde hace más de 7 siglos) que portan lámparas adornadas con flores de cerezo, y que recorren cerca de 2 km en una procesión que comienza en la estación de Ikegami y finaliza a las puertas del templo.

Información práctica

  • Dirección: 1-1-1 Ikegami, Ota-ku, Tokio
  • Horarios:
  • Precios: la entrada al templo es gratuita

Foto vía: religion.wikia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Tokyo


Deja tu comentario