El cambio climático, nuestro gran enemigo

cambio-climatico

Hoy en Japón hace calor y los sistemas de refrigeración están funcionando mucho para refrescar las altas torres de edificios, las tiendas, fábricas y medios de transporte. Pero la idea es consumir mucho menos energía este año que el año pasado así que se ha iniciado una campaña de lucha contra el cambio climático, encabezada por el Primer Ministro Taro Aso que consiste en ir al trabajo sin corbata y con camisas tropicales.

La idea nació hace cuatro veranos para evitar el uso excesivo del aire acondicionado y así esta campaña llamada “Cool Biz” ha regresado este mes de junio para terminar en septiembre, con la intención de captar a los trabajadores públicos y privados. ¿Por qué Japón hace esto? Bueno, el país ha firmado en 1997 el Protocolo de Kyoto y es el 5to. mayor liberador de gases invernadero así que se debate hoy entre el compromiso adoptado y las posibilidades o intenciones reales de cumplirlo.

El Protocolo de Kyoto es un acuerdo internacional cuyo objetivo es reducir la emisión de gases industriales que provocan el calentamiento planetario en un 5% de 2008 a 2012 a nivel mundial. Algunos países lo firmaron y nunca lo ratificaron (Estados Unidos), quejándose de que solo incluía a los países desarrollados cuando debería incluir a los en vías de desarrollo como China o India que están a la cabeza de los contaminantes.

Pues sí, Estados Unidos, China, India, Rusia y Japón son los mayores emisores de gases a la atmósfera. Son países que lideran la industria mundial y no se ponen de acuerdo en cuanto a las regulaciones. ¿Por qué? Por dinero. Estados Unidos finalmente se retiró del protocolo aduciendo que asumir el compromiso era muy costoso y que podía repercutir en su economía, pero me parece que hace falta entender que todos los países perderán algo y que a cambio también todos se beneficiaran. ¿Acaso el premio no es suficientemente tentador? ¿Acaso algo intangible a corto plazo no convence?  Competencia y egoísmo, supongo.

Japón opina que es imposible estabilizar el cambio climático si nosotros, las personas, no transformamos nuestros estilos de vida y valores: no ver tanta televisión, no conducir coches, por ejemplo. Supongo que es cierto pero… ¿cómo cambiamos aquello que nos han impuesto durante tanto tiempo? ¿Cómo cambian la mentalidad de un estadounidense al que le han vendido coches grandes toda la vida y ciudades enormes que no pueden recorrerse a pie? ¿Cómo promocionar la vida al aire libre y la lectura cuando nos han instalada la tele desde niños?

Bueno, podríamos hacer una larga lista pero coincido con los japoneses en que la clave del éxito está en trabajar juntos como una comunidad global y en que cada país combata la contaminación y el cambio climático en su tierra con programas de capacitación, de reciclaje, créditos a la industria para la no contaminación del agua y el aire o créditos a la investigación de tecnologías o recursos alternativos, por ejemplo. Si bien esto existe, me parece que hasta que no se acabe la última gota de petroleo no veremos popularizarse ninguna fuente de energía alternativa, ¿no es cierto?

En fin, en materia de estilo de vida y consumo nosotros hacemos lo que nos dictan así que aunque nos cueste imaginar una vida distinta es cuestión de que el director de orquesta cambie de partitura. ¿Está dispuesto a hacerlo?.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Japon


Deja tu comentario