La belleza natural de Iwate

Iwate

A unas dos horas y media desde Tokyo en tren shinkansen Tohuku o a 5 horas desde Shin Osaka con el shinkansen Tokaido nos encontramos con la prefectura de Iwate, un sitio que está situado al norte del país y cuyas costas miran al océano Pacífico. La costa norte está repleta de acantilados erosionados por el mar y repleto de dunas amarillas y en contraste entre la línea estrecha y dinámica de los acantilados con la playa calma de Jodo-ga-hama de la ciudad de Miyako es magnífico.

Lo cierto es que Iwate es una tierra de gran belleza. La larga costa ha sido bendecida con muchos puertos naturales que con el tiempo se han convertido en excelentes opciones para pescar la abundante fauna marina de la zona y ha dado lugar también a un número considerable de pequeños pueblos que es maravilloso conocer. Uno trepa en el coche y los recorre buscando y encontrando buenos restaurantes, gente amable y los mejores pescados y mariscos.

En la prefectura de Iwate hay también bosques primaverales cerca del Monte Iwate-san y en la meseta Appi y en realidad en la frontera entre Iwate y la vecina prefectura de Akita hay un vasto terreno donde los turistas suelen disfrutar de muchas actividades al aire libre como los onsen, abundantes, o el esquí en invierno.

Como os dije por aquí hay muchos pueblos pequeños y es una zona para ir descubriendo la vida rural japonesa. Uno siempre está inmerso en ciudades modernas con todos los servicios, pero cuando viaja al interior se topa con el verdadero Japón, con una rica historia cultural y sitios históricos magníficos como Hanamaki, Marioka y su castillo o mismo Hiraizumi con sus tesoros nacionales y ruinas históricas del Templo Chuson-ji Konjikido.

Foto vía: wseas

Imprimir

Categorias: Otras ciudades de Japón


Deja tu comentario