La Prisión Abashiri, la San Quintín japonesa

Prision Abashiri

Abashiri es una pequeña ciudad done viven 40.000 personas. Está situada sobre la costa este de Hokkaido, no muy lejos del Parque Nacional Akan y de Shiretoko y tiene un par de atracciones turísticas que vale la pena conocer si es que acaso estamos cerca de este rincón de Japón: el Museo de la Prisión y los hielos a la deriva que pueden observarse en el Mar de Okhotsk durante los meses de invierno.

Abashiri está bien lejos de Tokyo, en la otra punta del archipiélago y cerca de Rusia así que solo con los modernos sistemas de trasporte y comunicaciones podemos decir que se mantiene conectada. Décadas atrás era un sitio lejano e inhóspito y por eso aquí se construyó una prisión a fines del siglo XIX, precisamente en 1890.

En su momento la prisión llegó a tener mas de mil criminales peligrosos que eran enviados a esta especie de “San Quintín” o “prisión de Usuhaia” japonesa, y llegó a cobrar bastante popularidad gracias a una película de los años ‘60 que versaba sobre la yakuza, la mafia japonesa.

Bien, que la Prisión Abashiri, tal es su nombre, fue totalmente modernizada en la década del ‘80 del siglo XX y entonces la parte vieja de su estructura se convirtió en un Museo de la Prisión Abashiri que finalmente abrió sus puertas al público en 1985. Un museo al aire libre, en verdad, que ilustra muy bien cómo era la vida diaria de los prisioneros.

En exhibición hay mas de una docena de edificios y estructuras de la vieja prisión, incluido el edificio principal con cinco alas circundantes, una sala de magistrado, una casa de baños y una cámara de castigo. Pero bien, que la cárcel no cerró, solo se modernizó, así que las nuevas instalaciones han sido construidas a los pies del Monte Tento (aunque supongo que ahora los presos no pasan tanto frío).

Información práctica sobre el Museo de la Prisión Abashiri:

. Horarios: abre de abril a octubre de 8am a 6pm, de noviembre a marzo de 9am a 5pm. No cierra ningún día.

· Entrada: 1050 yenes.

. Cómo llegar: hay un autoboús operado por Abashiri Bus que conecta la ciudad con el museo. El viaje dura apenas 7 minutos, cuesta 220 yenes y parte de la estación. Los autobuses funcionan cada 30 o 60 minutos.

Foto vía: Clerk

Imprimir

Categorias: Otras ciudades de Japón


Deja tu comentario