Hachiko, el perro fiel

Hachiko

Mientras Laika y Lassie son las perras famosas de occidente en Japón, cuando uno se refiere a un perro famoso, enseguida habla de Hachiko. Este es el nombre de un perro de raza Akita que nació en 1923 en la ciudad de Odate.

Poco después se mudó a Tokyo para vivir con su dueño, un profesor de la Universidad de Tokyo llamado Eisaburo Ueno. El viaje de dos días en tren lo hizo dentro de una caja de cartón y al llegar quienes lo recogieron en la estación pensaban que estaba muerto. Pero no, con un poco de leche y mimos el perro revivió y se lo bautizó Hachi.

Haichi es ocho en japonés y el kanji correspondiente (ideograma), se parecía a la forma algo torcida de sus patas delanteras. Si bien estaba destinado a ser el perro de la hija del profesor poco después de llegar la hija se casó y el perro se quedó con el catedrático. La relación era estupenda y Hachiko le esperaba todos los días en la estación Shibuya, todos los años, incluso después de que éste muriera.

Así lo hizo durante diez largos años hasta que finalmente también él murió. La gente se sintió maravillada de tamaña adoración y así lo bautizaron como el perro fiel. En 1934 se colocó una estatua de bronce en su honor en la misma estación Shibuya y el día de inauguración allí estaba el perro, todavía vivo. Durante la Segunda Guerra Mundial la estatua se fundió pero una vez finalizado el conflicto volvió a tomar forma en 1947.

Hoy, si vamos a la estación Shibuya podemos ver cómo se ha convertido en un punto de encuentro de la gente. Hay otras estatuas suyas en el parque de Ueno y en la estación de Odate y sus restos están, disecados, en el Museo de Ciencias Naturales de Ueno, en Tokyo.

Su historia se ha hecho muy popular en el mundo gracias a una película titulada «Hachiko: a Dog’s Tale», protagonizada por Richard Gere.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Tokyo


Comentarios (161)

  1. shesika dice:

    noo como llore con esa peli TT_TT hachiko murioo posta !? TT_TT

  2. Angel dice:

    SINCERAMENTE ME SALIERON LAGRIMAS

  3. avril dice:

    es una historia muy triste y me iso hasta llorar

  4. Carlos dice:

    El una de las películas más lindas y emotivas que me he visto yo también tengo mi propia historia de mi perro y yo él se llamaba Pacheco y me acompañaba a todas partes y un día mi mamá discutió con mi papá y nos tuvimos que ir, pero para hacerlo me tocó a mí con el dolor en el alma llevárselo al nuevo dueño el cual le colocó un collar y lo ato a un poste, cuando yo me despedí él tiraba con fuerza de la cuerda pero fue imposible soltarse y yo lloré mientras iba camino a casa como loco y durante el viaje ni hablar aclaro que yo era muy pequeño como para haberme revelado y quedarme con él. Pasaron los años y él me esperó por mucho tiempo se escapaba e iba a la casa donde vivíamos pero allí yo ya no estaba, tiempo después, Dios me dio la oportunidad de volverlo a ver pero ya estaba viejo y enfermo como Haichi. Siempre lo he dicho y lo seguiré diciendo que estos animales es lo mejor que le ha pasado al mundo.

  5. Carlos dice:

    El una de las películas más lindas y emotivas que me he visto también tengo mi propia historia de mi perro y yo él se llamaba Pacheco y me acompañaba a todas partes y un día mi mamá discutió con mi papá y nos tuvimos que ir, pero para hacerlo me tocó a mí con el dolor en el alma llevárselo al nuevo dueño el cual le colocó un collar y lo ató a un poste, cuando yo me despedí él tiraba con fuerza de la cuerda pero fue imposible soltarse y yo lloré mientras iba camino a casa como loco y durante el viaje ni hablar aclaro que yo era muy pequeño como para haberme revelado y quedarme con él. Pasaron los años y él me esperó por mucho tiempo se escapaba e iba a la casa donde vivíamos pero allí yo ya no estaba, tiempo después, Dios me dio la oportunidad de volverlo a ver pero ya estaba viejo y enfermo como Haichi. Siempre lo he dicho y lo seguiré diciendo que estos animales son lo mejor que le ha pasado al mundo.

Deja tu comentario