Kochi y su historia de amor prohibida

castillo kochi

Sobre la costa sur de Shikoku está la ciudad de Kochi, la capital de la prefectura del mismo nombre. Se trata de una ciudad pequeña donde vive gente simpática y amigable, distinta a la gente que vive en otras ciudades japonesas mucho mas grandes e importantes.

Si llegas hasta aquí no te vas a desilusionar pues Kochi, aunque pequeña, tiene muchas atracciones y sitios interesantes para un turista.

Ya hablamos sobre su castillo, uno de los pocos castillos originales que quedan en el país y el corazón del centro de Kochi, pero además hay playas, templos y el centro mismo de la ciudad. Empezando por él verás que el corazón del mismo es un simpático puente rojo llamado Harimayabashi. Está al oeste de la calle principal y si bien a simple vista no llama mucho la atención (es otro puente rojo japonés) en realidad es el protagonista de una bella historia de amor.

puente de kochi

La historia está protagonizada por un chica local y un monje proveniente de Godaisan. El templo prohibía las relaciones así que la pareja mantenía su relación en secreto y se pasaban regalos entre sí. Un día, engancharon al monje comprando un peine en el puente y entonces se descubrió el romance así que fueron obligados a dejar la ciudad para evitar el castigo. ¿Qué pasó con ellos? Bueno, no se sabe pero pensemos que vivieron felices para siempre.

Bien, que además del puente el centro de Kochi tiene una zona de galerías comerciales, peatonal, con muchas calles atractivas para recorrer. Hay tiendas que venden de todo pero si quieres llevarte el souvenir de Kochi pues deberás comprar un peine de pelo como el de la historia de amor. Otro souvenir típico es el naruko, un cacharro que hace ruido y que antes se usaba para espantar a los pájaros de los campos de arroz.

Puedes llegar hasta el centro de Kochi caminando unos 10 minutos desde la estación de trenes o tomando el tranvía que va hacia el sur.

Foto 1: vía David Panevin

Foto 2: vía Naitokz

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Otras ciudades de Japón


Deja tu comentario