- Sobre Japon - https://sobre-japon.com -

Cómo disfrutar de un ryokan

Mucha de la gente que viaja a Japón espera poder albergarse en un ryokan, una casa de huéspedes típicamente japonesa. Bueno, no es la opción más barata pero podemos invertir en pasar una o dos noches en uno de estos alojamientos para sentirnos un poco más «japoneses».

Encuentras un ryokan en todo el país. Incluso hay albergues estudiantiles, como el de Nara, que tienen un par de habitaciones típicas además de los clásicos dormitorios de muchas camas. Los ryokan están especialmente en los pueblos de aguas termales y en realidad son algo más que simples alojamientos: son sitios para experimentar el estilo de vida japonés.

Pisos de tatami suave, futones como camas, baños japoneses, gastronomía local y gentes vestida a la usanza tradicional completan el cuadro de lo que son los ryokan y lo que uno espera de ellos.

Bien, que hay distintos estilos de ryokan: más grandes, más pequeños, más simples, más lujosos. Algunos ryokan son negocios familiares pequeños que solo tienen unas pocas habitaciones mientras otros son muy grandes y ya parecen hoteles. Los hay baratos y los hay extremadamente caros.

Pero entre un extremo y el otro el coste de alojarse en un ryokan está entre los 15mil y 25 mil tenes por persona por noche (contra los 30 o 40 dólares de un hostel). Sí, muy caro para quedarse una semana entera pero recomendable para un par de noches.

Los ryokan en general incluyen con el precio una cena elaborada y un desayuno en la mañana con productos locales y platos japoneses. Tal vez, si no estás familiarizado con la cultura japonesa estos sitios te puedan parecer rígidos y demasiado formales, pero debes relajarte y disfrutar de la experiencia. Finalmente, si ya estás pensando en alojarte en uno debes tener en cuenta lo siguiente:

. hay que hacer reservas

. el check inn es desde las 3pm ya que se cena entre las 6 y las 7pm.

. si la atención es muy buena suele dejarse propina

. andarás vestido con una yukata, un kimono mas casual de algodón

Foto 1: vía Benoit Perrealt

Foto 2: vía Ryan