Los abanicos japoneses

abanicos japoneses

Los abanicos están presentes en muchas culturas y también en Japón como complemento de moda para mover el aire y refrigerar un poco a su dueño.

No es un instrumento complicado de utilizar, nada más sencillo, pero eso no significa que el ingenio no participe de su fabricación.

El calor pesado no se disfruta pues el sudor se pega a la piel formando una película húmeda que impide transpirar así que lo hace el aire del abanico es secar ese sudor y permitirle al puerto refrescarse lo mejor posible. Pero hacer un abanico no es moco de pavo, como dicen,y lo era mucho menos en la antigüedad. Hay tela, rígida y plegable, hay varillas y agujeros y todo debe encajar a la perfección.

El primer abanico plegable se inventó en Asia en el siglo VII y finalmente los portugueses lo llevaron a Europa en el siglo XV. Por eso es que en oriente el abanico es toda una institución y hay abanicos centenarios que son verdaderas obras de arte. En China, y más tarde en Japón, los abanicos hablaban del estatus social de la gente y se volvieron súper populares, cruzando fronteras hasta llegar también a Corea.

abanicos japoneses

Los abanicos japoneses no podían ser de cualquier manera y durante el período Heian se establecieron ciertas reglas a seguir a pie puntillas en su diseño y fabricación: el número de varillas de madera variaba de acuerdo al rango de la persona y los mas lujosos estaban reservados a la familia imperial. Pero bien, que el manejo del abanico se convirtió también en todo un arte femenino aunque no dejaron de usarlo los hombres. Basta mirar un dibujo animado japonés para darse cuenta el gran papel que todavía tienen al día de hoy.

Los abanicos japoneses están hechos con madera de bambú y los hay plegables y no plegables. Y por último, si bien el objetivo prinicpal es alejar el calor los abanicos en Japón han sido un poco de todo: símbolo de amistad, de respeto, instrumento de danzas, armas, banderas de señales y hasta juguetes.

Foto 1: vía Japan Travel Info

Foto 2: vía Planet Ware

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Costumbres


Deja tu comentario