El Período Kamakura de la historia japonesa

minamoto yoritomo

La historia japonesa es tan interesante como la de cualquier otro antiguo estado, un ir y venir constante del poder entre las manos del emperador y la mano de los clanes poderosos. Os hemos hablado ya de los períodos Nara y Heian e inmediatamente después de estos dos se sucede en la historia japonesa el llamado Período Kamakura.

Este período comprende los años entre 1192 y 1333 y está caracterizado por el poder en manos del Bakufu Kamakura, fundado por Minamoto Yoritomo después de su victoria sobre el clan Taira en la Guerra Gempei. Este gobierno feudal era bien simple pero era mas eficiente que el control imperial. Después de la muerte del líder del clan en 1199 empiezan los problemas internos pues la corte imperial, relegada en Kioto, quería volver a ganar el poder.

Las peleas por la victoria terminaron en 1221 cuando el bakufu noquea a las fuerzas imperiales en la misma ciudad de Kioto y toda la corte pierde poder efectivo mientras las tierras se redistribuyen comprando lealtades. Para estos años en Japón la influencia china sigue siendo muy fuerte. Los monjes budistas continúan llegando del continente y se fundas más ramas del budismo. Recordemos que el budismo Zen llegó en 1191, por ejemplo.

buda de kamakura

El resultado fue que se promulgara un nuevo código legal con muchos valores confucianos con toda la intención de detener la indisciplina y la falta de moral. El clan en el poder eliminaba cualquier revuelta antes de que se hiciera fuerte pero fue una época de paz y crecimiento económico en todo el país pero entonces la amenaza empezó a llegar desde afuera: los mongoles.

Para entonces los mongoles ya habían conquistado China y miraban con ganas las islas japonesas. Enviaron algunos mensajes a Kamakura, bastante amenazadores, pero fueron ignorados. La primera invasión mongola es de 1274. El intento terminó en una batalla y los mongoles fueron forzados a retirarse debido a las malas condiciones climáticas del desembarco. Una suerte. Entonces los japoneses empezaron a prepararse y la segunda vez eran un poco mejores aunque el clima volvió a ayudarlos.

Los mongoles nunca volvieron, ocupados como estaban con los problemas internos. Si no, la historia japonesa hubiera sido otra. Pero lo cierto es que el estado de alerta constante y los años enteros de preparación para la guerra hicieron mella en el gobierno de Kamakura: los problemas financieros crecieron y se fueron perdiendo lealtades.

Para 1333 el emperador Go-Daigo tuvo la suficiente fuerza como para restaurar su poder.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Japón


Deja tu comentario