El Templo Sofukuji, en Nagasaki

Templo Sofukuji

Además de Tokio hay dos ciudades japonesas que cualquier habitante del mundo reconoce: una es Hiroshima y otra es Nagasaki. Las bombas atómicas las han hecho famosas pero hoy en día son ciudades hermosas, renacidas, modernas.

Es increíble caminar por las calles de Hiroshima y recordar las imágenes de la catástrofe aunque mas impresionante es visitar el museo. Con Nagasaki sucede lo mismo. Hemos hablado antes sobre alguna de sus atracciones y en este caso volvemos a esta bonita ciudad, al interior de un antiguo templo.

Se trata del Templo Sofukuji, un templo construido por un monje chino en el año 1629. Es un templo budista zen, de la rama Obaku, y durante mucho tiempo fue el templo familiar de los chinos que provenientes de Fujian vivían en esta ciudad japonesa.

Al día de hoy dos edificios de este complejo son considerados Tesoros Nacionales. Los chinos debieron pedir permiso al gobernador de la ciudad para su construcción y el salón principal, el Daiyuhoden, fue construido en China y después transportado en un barco. ¿Por qué es tan valioso?

Pues porque es la estructura estilo obaku, típica de fines de la dinastía Ming china, mas antigua que todavía se conserva. El caso es que guarda con celo mas de veinte bienes culturales y eso lo hace muy especial y valioso pues salvo los templos de la antigua Nara y de Kioto no hay ningún otro templo que tenga tantos juntos.

Todo el complejo es muy hermoso y por supuesto, las fotos junto a esas columnas rojas quedan espectaculares. Un buen momento para visitarlo es en junio, entre el 26 y el 28 según el calendario lunar, ya que tiene entonces lugar el Festival Bon chino en el que participan cientos de chinos provenientes de todos los rincones de Japón.

Información práctica sobre el templo Sofukuji:

. Ubicación: está ubicado a sólo 5 minutos de la estación de tranvías Shokakujishita

. Horarios: abre de 8am a 5pm. No cierra nunca.

. Precio: 300 yenes

Foto: vía Japan-Guide

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Nagasaki


Deja tu comentario