Las invasiones de Japón a Corea

Invasion japonesa a Corea

Los coreanos no tienen un buen recuerdo de los japoneses. Bueno, yo diría que muchos asiáticos preferirían obviar los sangrientos y crueles episodios que protagonizaron por esta parte del mundo, pero la relación entre Japón y Corea es de larga data, no del siglo XX solamente. Japón invadió la península coreana en dos oportunidades antes en el siglo XVI.

Japón recién se había unificado bajo Toyomoti Hideyoshi cuando se lanzó a la primera invasión entre 1592 y 1593 logrando una gran conquista sobre la dinastía coreana Joseon, aunque el objetivo final era la Dinastía Ming de China. La segunda invasión llegó poco después, entre 1594 y 1596.

Al comienzo los japoneses tuvieron grandes victorias en tierra pero en el mar se las vieron negras pues los coreanos lograron interceptar su suministro de comida y armas. China se metió entonces pues Corea le pagaba tributo y así estuvieron algunos años negociando la paz.

Con negociaciones y todo Japón volvió a la carga en 1597 pero finalmente debió abandonar la península en 1598 vencido absolutamente por los coreanos y los chinos juntos. El resultado fue que Corea sufrió muchas bajas en su población, se destruyeron muchas hectáreas de tierras cultivables, se secuestraron artesanos y se destruyeron reliquias, obras de arte y documentos. En China los Ming tampoco la pasaron muy bien por las pérdidas económicas y así todo esto contribuyó para la llegada de la dinastía Qing al trono.

Parece que los japoneses fueron bastante brutales con los coreanos, cortando narices y orejas a diestra y siniestra, así que las historias ya eran de terror cuando Japón volvió a invadir la península entre 1910 y 1945. Entonces, en esta tercera invasión, Corea se transformó en un protectorado. Después de décadas de intriga otra vez los japoneses pisaban Corea y pensaban quedarse mucho tiempo más. Por eso construyeron fábricas y modernizaron Seúl, con la idea de formar un imperio y estar preparados para una eventual guerra, cosa que sucedió.

Además, los japoneses hicieron una gran reforma en cuanto a la posesión de la tierra así que muchos coreanos se quedaron sin nada. Otros fueron trasladados a Japón o mandados a minas y fábricas y a muchos se los obligó a cambiar sus nombres coreanos por nombres japoneses. Por eso es que algunos historiadores que hablan del genocidio cultural. Además, en las últimas décadas han aparecido denuncias de experimentos militares con coreanos, tumbas masivas sin nombres bajo edificios de Tokio y cosas así de escalofriantes.

Imprimir

Categorias: Historia de Japón


Comentarios (2)

  1. Jordi dice:

    Usar verbos como «parece» y ser tan sutil cuando hablamos de las matanzas y barbarie Nipona en cuanto a las conquista Coreanas y Chinas me parece poco riguroso, al verdad…y eso de que los asiáticos quieren obviar los sangrientos y crueles episodios de conquista de los japoneses me parece poco riguroso, sólo hay que viajar a Corea y china y ver como anualmente realizan homenajes a sus mártires…Japón realizo genocidios además de conquistas.
    Saludos

  2. Fer dice:

    Me parece que hubieras echo un trabajo mas formal me quedo a dever la verdad no te lo tomes asi porque fue una guerra

Deja tu comentario