- Sobre Japon - https://sobre-japon.com -

El típico desayuno japonés

Adoro Japón, es mi segundo lugar en el mundo, pero algunas cosas de la cultura japonesa no me agradan mucho. Digamos que no soy incondicional. Si pienso en la comida japonesa hay muchas cosas que no me gustan, entre ellas el desayuno típico japonés. Lo he intentado comer algunas veces pero el café con leche, las tostadas o las medialunas me atraen más. ¡Qué fracaso!

En fin, que un buen desayuno japonés típico es algo bien distinto a lo que estamos acostumbrados en occidente. Mientras en esta parte del mundo el pan, los cereales, las mermeladas, el yogur o los fiambres son frecuentes, en Japón la mesa del desayuno tiene arroz, sopa miso, pescado, tamagoyaki (omelette) nori, tsukemono (pickles), natto y té.

El arroz es básico, nunca falta, como nuestro leal pan. Además, se sirve okayu, un potaje o gachas de arroz que se digiere fácilmente y sopa miso, otro clásico japonés donde los ingredientes comunes son el tofu, la cebolla de verdeo picada y las algas marinas.

Las judías de soja fermentadas se llaman natto. Se colocan en un bowl y se condimentan con salsa de soja. Pueden comerse con un poco de arroz, por ejemplo. Las algas secas o nori sirven para hacer rollitos de arroz con salsa de soja y en algunas tiendas ya se venden saborizadas. El omelette de huevo o tamagoyaki es otra cosa típica y lo mismo el pescado hervido que puede ser salmón. Los pikles nunca faltan, llamados tsukemono. Todos estos ingredientes están presentes en un típico desayuno japonés pero lo cierto es que hoy en día en muchos hogares también de desayuna al estilo occidental.

Cada vez más el típico desayuno nipón queda relegado a la campiña o a los fines de semana que es cuando la gente tiene más tiempo. Las parejas jóvenes o las familias con niños, por una cuestión de ahorro de tiempo, se han volcado al desayuno occidental y dentro de las variantes de desayuno que propone occidente el mas común es el americano así que aquí no hay mermeladas y croissants francesas sino huevos revueltos, jamón y cereales con leche.