El Castilllo Matsumoto, tradición y belleza

Castillo Matsumoto

Antiguamente conocido como Castillo Fukashi, el Castillo Matsumoto data del año 1504, en los albores de la Era Eisho. Fue edificado durante un periodo de guerra civil en Japón, para proteger el vecino castillo de Hiyashi y las viviendas de los seguidores del señor feudal Ogasawara de Shinano. Pero no cumplió su función y tanto Ogasawara como sus seguidores fueron expulsados. Casi un siglo más tarde el castillo fue recuperado por Sadayoshi Ogasawara, quien le puso su actual nombre, Matsumoto. Los más bellos detalles del castillo se los debemos a Kazumasa Ishikawa y a su hijo, posteriores dueños del castillo.

En los alrededores del castillo hay unos extensos y hermosos jardines, que acentúan con mucho la singular belleza de este castillo de seis pisos (aunque aparenta cinco). El patio interior ya no posee las estructuras de antaño y se ha convertido en un escueto parque, lo mismo que ocurrió con las viviendas que construyeron los hombres de Ogasawara.

Afortunadamente no pasó lo mismo con la torre central, pero estuvo muy cerca de ser demolida por considerarse un monumento innecesario durante la Era Meiji (finales del siglo XIX). La adquisición de la misma por parte de entidades privadas la preservó de la destrucción, pero no del paso del tiempo. En 1901 se iniciaron las obras de reconstrucción de la torre y del resto del castillo, las cuales se prolongaron durante 12 años.

El recorrido para los visitantes pasa por la torre principal y sus dos construcciones vecinas, por los puestos defensivos del mismo (desde los que se pueden disfrutar unas hermosas vistas de la ciudad) y también por en Museo del Castillo Matsumoto en el que están las armas que usaban los soldados japoneses para defenderse de los invasores. Quizá la época más recomendable para venir a ver el castillo sea la primavera, cuando los cerezos florecen, dándonos una hermosa imagen para el recuerdo.

– Información práctica para viajar a Japón

Foto vía: imageshack

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Matsumoto


Deja tu comentario