- Sobre Japon - https://sobre-japon.com -

Como preparar el arroz para el Sushi

Si sois aficionados a la gastronomía japonesa, es casi seguro que conoceréis el sushi, esos deliciosos rollitos de arroz con diferentes ingredientes y envueltos en algas nori. De hecho, se trata de una de sus recetas más populares y tiene infinidad de variantes, tantas como podamos imaginar.

El sushi proviene del Periodo Edo, entre los siglos XVI y XIX, y nació como manera de conservar el pescado, ya que se mantenía mucho más tiempo al contacto con el arroz, que posteriormente era deshechado. Con el paso del tiempo se le comenzó a agregar vinagre a la mezcla, y con ello se le dio ese toque ácido tan característico, dando paso por casualidad a uno de los más famosos platos de la cocina de Japón.

Pues bien, hoy vamos a aprender como se prepara el arroz, que luego cada uno condimentará y acompañará a su gusto, eso si, recordad que para hacer los rollitos (maki) hay que contar con láminas de algas nori, el relleno lo dejamos a vuestra imaginación.

Ingredientes (para 8 personas)

Preparación:

-En primer lugar, hemos de asegurarnos de lavar bien el arroz. Para ello, lo cubrimos de agua en un cazo y lo aclaramos varias veces, hasta que el agua salga transparente, y después lo dejamos escurrir durante unos 30 minutos.

-Al mismo tiempo, tomamos el vinagre, la sal y el azúcar y lo mezclamos aparte, revolviendo hasta que se haya disuelto el azúcar.

-Ahora ponemos el arroz en un cazo, le agregamos 150 cl de agua, lo tapamos y lo llevamos a ebullición. Una vez que el agua está hirviendo, reducimos a fuego lento y lo dejamos unos 10 minutos más. Una vez hecho esto, lo retiramos del fuego y lo dejamos fuera sin destapar durante otros 10 minutos, así se terminará de hacer con el propio vapor.

-Ponemos el arroz cocido en un bol grande y lo removemos con una espátula ligeramente humedecida, así conseguiremos que se evapore la humedad sobrante.

-Le añadimos la mezcla de vinagre, sal y azúcar y lo removemos bien. Luego, lo tapamos con un trapo húmedo, para prevenir que se reblandezca o se seque, hasta que vayamos a utilizarlo.

Foto vía: cocinista