El templo Todai-ji y el Gran Buda de Nara

Templo Todai ji

El templo de Todai-ji fue erigido entre los años 724-749 por el emperador Shomu, cuando Nara era la capital de Japón, como lugar para proteger su persona de las frecuentes epidemias que asolaban el país por aquellos tiempos, además de para afianzar aun más su posición en el poder. Las obras de construcción del mismo duraron cerca de 15 años, y a pesar de que en 1790 fue reconstruido a sólo dos tercios de su magnitud original, sigue ostentando el título de mayor edificio de madera del mundo.

Situado en pleno centro de Nara, el templo de Todai-ji fue utilizado además como nexo de unión y templo principal entre los diferentes templos provinciales de Japón. Hoy en día funciona como sede de la escuela budista de Kegon, y en el interior del templo descansa una enorme estatua del Buda Birushana (Daibutsu Nara o Gran Buda de Nara), deidad a la que veneran los budistas Kegon.

Cuenta la leyenda que en la construcción del Buda participaron más de 2 millones y medio de personas, lo cual es un poco exagerado ya que esa cifra debía equivaler en la época a la mitad de los habitantes del país. Lo que si es cierto es que en el Buda se invirtió la mayor parte de la producción de bronce de Japón, por lo que el país quedó seriamente tocado económicamente tras esta hazaña.

En su inauguración estuvo presente la familia imperial, así como altos dignatarios y gobernantes, venidos incluso desde China o la lejana India. Durante la primera ceremonia, se le pintaron los ojos abiertos a la estatua, y tanto los regalos ofrecidos en esa ocasión como el pincel original re conservan en la tesorería de Shoso.

Tal era su importancia que, cuando la capital pasó de Nara a Nagaoka, el templo permaneció en activo, incluso se reconstruyeron varias de sus estructuras a lo largo de los años posteriores, dañadas debido a algún que otro desastre natural como los frecuentes terremotos o los ocasionales incendios. En el año 1180, la mayoría del complejo fue reconstruido, y de nuevo en el año 1692, de manos del shogunato Tokugawa, aunque sólo en dos terceras partes de su tamaño original.

El gran Buda de Nara también ha pasado por una serie de reconstrucciones, debido a los daños provocados por los terremotos, y ha tenido que ser fundida en más de una ocasión. Afortunadamente, ha llegado hasta nuestros días, así como el imponente templo que le cobija.

Foto vía: canonistas

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Nara


Comentarios (1)

  1. Gustavo dice:

    Cuando fui alla el gui de Sunrise tours nos dijo que la posición de las manos significaba algo.
    me podría ayudar a entender que es? es muy importante muchas gracias,

Deja tu comentario